Google+
CHOOSE YOUR LENGUAGE
Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese
SIGUEME EN :
Sigueme en twitter

EL INDESCRIPTIBLE SABOR DE LA CARNE - HISTORIAS DE UNA CANIBAL-aventuras por escrito
Searching...

EL INDESCRIPTIBLE SABOR DE LA CARNE





SABOR...


Creo que de todas las cosas más difíciles de describir es el sabor concreto de algo sin caer en comparativas de otros sabores conocidos. Sin embargo, aventurándome en la incomprensión del sentido del gusto, tras este pequeño inciso comienzo a contar esta historia, tal vez no muy original, pero supongo que la vida a veces es así.
Ahora bien, no me cabe ninguna duda que este pequeño relato desvelará uno de los tantos sabores que más complace al ser humano.

***************************************************************
Hacía rato que había comenzado la película, por eso entramos sigilosos.
A pesar de que la oscuridad nos amparaba y el sonido envolvía toda la estancia, tan sumamente metida estaba la gente en aquel submundo tridimensional que nuestros propios pasos que eran reales como el mismo sonido de los tacones, éstos desacordes a la banda sonora, les consiguió sacar de su hipnótico letargo, haciendo que a medida que nos adentrábamos, aquellas cabecitas fisgonas se giraran curiosas buscando el origen de la tal osadía .
-¡¡¡Venga¡¡¡ ahí mismo, sienta te que la gente nos está chistando - dije en un susurro gritón.
-jajaj anda golosa si no nos hubiéramos entretenido en la pastelería ahora no nos estarían chistando...y tampoco tendríamos que sentarnos aquí tan lejos...

A pesar de nuestra imperceptible conversación una protesta generalizada de los allí presentes nos hizo callar de golpe y por ello ambos intentamos adentrarnos en el tema de la película con el fin de no seguir llamando la atención.
Realmente por más que lo deseaba, no conseguía saber de que iba el tema, no podía entender e hilar la conversación así que me distrajo la atención aquel pastel que tenía en mi mano .
Pasaba la lengua perfilando el borde impregnándola entera de chocolate,aquel deleite era suficiente para llenar mi momento con todo el placer que me proporcionaba ese sabor.
Ausente de todo, temía terminar aquel delicioso bocado y tener que enfrentarme para buscar el sentido de los diálogos; ante la indiferencia del celuloide me procuré de antemano otro entretenimiento que me librara de aquel soporífero bodrio que estábamos viendo

-¿Donde has puesto las pipas?-le musité al oído.

El sin mediar palabra con la mirada clavada en la pantalla rebuscó en su cazadora y sin apenas mirarme la puso delante de mis narices, y yo las cogí.
Pronto tras acabarme el pastelillo empecé a entusiasmarme con mi nuevo entretenimiento.
Era divertido morder aquella dura cascarita entre los dientes y notar ese pellizquito en la lengua tras apretar para abrirlas y encontrarme con ese sabor que apenas duraba un instante tan sabroso. Aquellas cosas chiquitas tenían ese olorcito peculiar que por completo me enviciaba.
Como una máquina que realizara hábilmente su trabajo acabe pronto con la bolsita de marras.

Yo... y la película, el silencio, la gente y nada que llevarme a la boca. Pronto la ansiedad de un “ no se que” comenzó a invadirme .
Me movía inquieta en el asiento buscando algo que llevarme a la boca.
Un ansia infinita se estaba apoderando de mi , notaba en las comisuras de mi boca la sequedad y mi lengua no dejaba de segregar saliva como queriendo decirme en su extraño lenguaje que necesitaba sentir el tacto de alguna cosa, incluso mi nariz olfateaba rebuscando el aroma del sabor de algo complaciente, pero mi búsqueda fue infructuosa.
Intenté convencerme de lo absurdo que era aquel ataque de ansiedad, pero cuanto más lo pensaba más lo sentía.
Era increíble lo que era capaz de hacer un sabor, transportar a otros mundos... y hacerte olvidar de todas las demás cosas.

Tanto me movía en mi asiento que el alargó su mano hasta mi sitio acariciando con mimo la mía como queriendo relajarme.
“Su mano ...su dulce mano acariciando la mía”... hizo estallar en mi pecho durante un segundo todo el amor . En un acto involuntario alcé su mano sobre mi boca y la bese con una inconmensurable ternura. Pude notar su piel en mis labios que se aplastaban amordazandola dulcemente,sabía a algo mullido que me reconfortaba y a la vez disparaba los latidos de mi corazón, era mucho más gustoso que el chocolate, más vicioso que las pipas y no pude evitar suspirar recreándome en ese beso que sabía a amor.

Ahora que mi mente estaba ocupada me recree en aquella mano suave pasando mi lengua por cada poro, cada dedo sintiendo sobre mis papilas como se reactivaban a cada pequeña lengüeteada.
Cerraba mis ojos como si de un manjar se tratara y de pronto su mano rodeo mi cabeza, acaricio mi pelo y la empujo tiernamente por debajo de las butacas.

Mi boca se había activado y ya era imposible no ansiar algo que lo sustituyera, que llenara todo el espacio de mis ansias, algo que la mano no conseguía alimentar los recodos de mi cavidad bucal, que por momentos parecía agrandarse como una gruta sin final.
Busque con ansía algo que me aliviara aquella desazón husmeando, siguiendo el rastro, de los sabores de su piel, pero el sabor de la tela áspero impedía llegar a los sitios más recónditos y con los ojos cerrados aparte con mis dientes la barrera que impedía hallar mi satisfacción y cuando lo conseguí salió a la luz aquel bocado apetitoso que podía entrever por la línea de mis ojos.

El reflejo de la pantalla iluminaba aquel pequeño pedazo de carne tan terso haciendo que brillara aquel  pequeño globo sonrosado como si fuera una fresa y no pude evitar apoyar mis labios .
Al notar la presencia de un liquido que rebosaba cuando presionaba con mi lengua esta se abalanzó sobre la cúspide con avidez recreándose en los recovecos tersos tersos de aquel trocito que se iba endureciendo al paso de mis lamidas ... saboreando...deleitándome en aquel preciado manjar queriendo sacar de allí más de ese líquido sabroso.

El tacto tan extremadamente suave de aquella piel que se movía con vida propia consiguiendo disparar mi ansiedad, haciendo que devorara vorazmente sin cesar todo lo largo que mi lengua palpaba .
Podía escuchar el sonido de los sus gemidos lastimeros, estos, hacían que segregara mas saliva.
Y entonces sentí hambre... un hambre infinita, imposible de calmar que ni el chocolate ni las pipas ni la mano habían conseguido despertar. Comérmelo todo con glotonería, eso quería y de pronto una oleada caliente inundo mi garganta, con ese peculiar sabor que culmino todos mis espacios, era un sabor intenso de satisfacción, era el sabor del sexo, del deseo exaltado del amor, de lo dulce, de la carne, del vicio ... era un sabor único en el mundo .
No se porque pero desde entonces soy adicta a ese sabor aunque ya se que para muchos es un sabor desconocido que desagrada...
¿Pero quien saber describir un sabor sin caer en comparaciones?, solo que este no hay sabor que se le compare ... solo se que cuando rememoro ese sabor siento la presencia de mi amado, sabe a cada segundo vivido en nuestros poros, a la exhalación de la esencia y pese a las discrepancias es un capricho en el paladar el poder sentir y contar sin ser el otro, a que sabe el climax del amor y de paso descubrí aquel sabor intenso de esa otra pieza de carne tan delicada y tan pequeña..a veces.
FIN

por anarkiaa 



Interacciones en Google+

ULTIMAS ENTRADAS

Google+ Followers

 
Back to top!