Google+
CHOOSE YOUR LENGUAGE
Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese
SIGUEME EN :
Sigueme en twitter

ORGASMOS A LA CARTA. - HISTORIAS DE UNA CANIBAL-aventuras por escrito
Searching...

ORGASMOS A LA CARTA.



...Que difícil se me hace hablar de este tema, por lo sumamente complejo y personal que es, porque me es imposible centrarme en una sola historia, cuando es algo que comemos a diario ante múltiples situaciones y a ciencia cierta sabemos que tan solo son el efecto a la causa del deseo.

He aquí el cuerpo del delito, un tren llamado deseo, que se pierde intemporal en la linea de mi vida, de la tuya, del de todos, porque algún día, en algún lugar sin nombre, algo disparo sobre tu espina dorsal un par de alas negra y oscuras que te hicieron ascender al paraíso perdido donde habitan los placeres de la carne; un viaje de ida y vuelta al mundo de los sueños. Tan real, tan etéreo, tan dulce, tan embriagador, que temo que mis palabras se agiten al rememorar un encadenado de placeres.

¿Cómo explicar, que cada vez que remonté el vuelo aprendí algo nuevo?, ¿como describir lo indescriptible?.

La gente tiende a desligar la mente del cuerpo, como si fuera posible desmembrar parte de ti, como si fueras un muñequito al que le puedes quitar la cabeza y jugar como cuando eras niño con juguetes decapitados; y supongo que en cierta manera es cierto, pero no es lo mismo jugar, que pensar que las personas son juguetes. Tampoco me vale decir que solo dejamos la parte animal suelta, pues los animales, en su más pura esencia, lo que son ante todo es sentimiento puro, sin razones ni respuestas; pero claro está que solo piensa así quien no conoce la naturaleza de la vida, y menosprecia a los seres llamados "irracionales" simplemente porque si te responden es con la fidelidad absoluta de la ingenuidad de una lametada. Podría seguir ensalzando el reino animal, pero me desviaría de la cuestión, pues tan solo quiero decir a aquellos que piensen de tal manera, que jamás comerás una manzana, si antes en tu mente no la has devorado; mente y cuerpo están ligados en su condena, y quien no asuma esto jamás sentirá que es un orgasmo, salvo el que le proporcione el acto mecánico del zaka-zaka, tan vulgar como un pedo o un eructo, necesario, pero muy distante a lo que la palabra culminar y éxtasis conllevan...



IN crescendo ...

...El atardecer se había llevado las horas sin que me diera cuenta, y el estío del mediodía caía en vertical sobre las sombras; mientras el aire se sembraba de olor clorado, que despedía sin piedad el oasis artificial de la piscina. Todos se habían marchado ya a comer, pero yo seguía tumbada en el césped retozando, jugueteando con mi pelo, que no terminaba de secarse. Veía como rebotaba el sol en mis caderas, que adquirían por segundos los tonos del bronce, y me deleitaba en mi cuerpo una y otra vez, nutriendolo de crema, que sediento me pedía mudo que aplacara su ser.

A lo lejos estaba él, mil veces nos habíamos cruzado aunque jamás habíamos hablado, pues nuestros círculos de amistad eran diferentes. Él era cotidiano en mi paisaje, pero a su vez todo un desconocido, y sin embargo me gustaba admirar sus lineas, su sonrisa, sus ojos, como si fuera una aparición mariana que se me regalara como una deidad, le introducía en mis ensoñaciones más abyectas y a veces, conseguía mojarme tan solo sumida en mi. Sabía que solo soñaba, pero era tan placentero, que dejaba volar mi imaginación atrapada por su placer.

Las 3,25 pm. Si, supongo que en algún momento tendría que regresar y comer, pero la pereza y la galbana, me tenían anclada en la toalla de dibujitos. Mi balsa de sueños debía replegar sus velas, así que sin mas dilación, reuní fuerzas y me levanté dirigiéndome a los vestuarios.

No veía un pijo, el solo me había cegado por completo, así que cuando me mire al espejo apenas me reconocía, pero pude ver el efecto de ausentarse del mundo bajo un sol de castigo, y la resulta era que estaba como un puto cangrejo.

-¡Dios, estoy como un tomate¡- grité en alto, pensando que a esas horas no había ni un alma ahí dentro. -Y encima este nudo de mil demonios del bikini que no puedo ni quitarme...¡ seré bruta!!- Estaba un poco cabreada pues me había hecho un nudo tan complicado, que no sabía como quitármelo y encima me escocía como un demonio, pues de otro modo, ahí lo habría dejado hasta llegar a casa; pero al pronto escuché una voz:

-¿Que te pasa, que gritas tanto?.-

No me podía creer que alguien me hablara, mucho menos que fuera un chico, y menos creible, que precisamente él, el de mis ensoñaciones fuera a estar ahí, así que me quede muda.

-Ey, que pasaaaaa, ..a no, no te preocupes, ya sabes que están al lado los vestuarios de los chicos, ...escuche gritar y pensaba que pasaba algo...¿te pasa algo?.-

-No...jeje..que estoy como un cangrejo y me escuece, y encima me he anudado esto ocmo la madre que me parió.-

-Yo que tú me daba un poco de crema, y cuando llegue a casa según dice mi abuela, te pones agua y vinagre...

-Ya..gracias...uff , vale espera me lo daré...pero dudo que pueda darme en toda la espalda ahora crema.

-Si quieres te ayudo...no te voy a hacer nada...jeje.

Ufff, que situación más comprometida, él no tenía ni repajolera idea que en mi mente le incluia como arma arrojadiza de mis onanistas sueños, pero supongo que aquella oferta despertó en mi el ansia, asi que le dije que si, aún a riesgo de caer en mi estupidez.

-Si, mira casi mejor...toma aquí tengo un bote...

-Ven vamos a sentarnos ahí fuera , porque como venga el portero nos va a llamar la atención...

Ambos nos dirigimos al hall de los vestuarios y allí me senté en unas escalinatas esperando el roce de sus manos.

Mi espalda, de pronto era una zona radioactiva, cada poro de mi piel exhalaba el ansia de aquellos dedos; así que cuando sentí en mi omóplatos su mano y la crema fría, cerré los ojos en un impulso y se me escapó un gemido de placer...

-Ough¡ que gusto- dije sin pensar

-Vaya..es que soy todo un masajista jajaajaj - rió él

-No sabes cómo te lo agradezco, estoy muerta... -

-Calla que me haces reír...para estar muerta, te ves muy bien...déjame seguir y veras lo que es bueno...

Me callé, y me sumí en aquellas manos, que se deslizaban en mis curvas, que navegaban por mi piel como pinceladas, que enervaban a cada paso la exhalación de un universo, como oleadas que inconscientemente me hacían emitir gemidos, como un placer que buscaba una orilla donde amarrarse y ansiaba, cada vez más que no parara.

-¿Te gusta?-

-Me encanta...

El mundo era mi espalda, una isla desierta donde solo sus manos habitaban como un ser imaginario que me proporcionara dulces y ambrosías. Él, era un ángel fantasmal que me deleitaba, tanto o más que un beso. Tan dulce...tan complaciente era, que mi corazón empezó a galopar henchido de gozo.

El tiempo, como otras tantas veces, pasó a ser algo relativo, ¿minutos, horas?, no lo sé, pero el espacio ahora, solo era él y yo.

Un extraño silencio zozobraba, como la misma calma que precede a la tempestad, pesando dócil como una niebla espesa, que se colara por cada parte de mi ser; cuando al pronto su aliento abrasó como una espada, y sin piedad alguna, hirió de muerte mi cuello en un una succión vampírica, que me hizo gritar brevemente, escalando a algún lugar desconocido de la galaxia. Al escucharme, su respiración brotó agitada, como una fuente de embeleso, que adornara aquel momento…pero solo dios sabe porque ambos sorprendidos en ese instante recompusimos el universo y decidimos parar…

Fuera como fuese, ingenuo o no, una manos, mi espalda y un mordisco dispararon el orgasmo; y tras la pausa, nos despedimos con excusas, sin saber muy bien cómo tratar aquel extraño momento, pero solo sé que cuando llegue a mi casa mis mejillas despedían el placer del canto acelerado y aunque comí, con hambre , al término me fue inevitable al recordar el momento y sumirme en una masturbación placentera.

Días después regresé a la piscina, y como siempre le encontré con su corrillo de amigos, pero esta vez, se levantó a saludarme:

.- Hola¡, ¿Qué tal?, ….anda ven te voy a presentar a mis amigos.-

Podía haber sido un idiota, un baboso, un memo, pero no, era francamente encantador, ni siquiera hizo un breve comentario del capítulo pseudo-erotico vivido, tanto fue así, que fue fácil entregarse a la charla con aquella gente.

Ellos, jugaban a un trivial, y en breve yo también me desvivía en aquel “frikismo” banal. La verdad nunca me fue difícil conectar con la gente, así que el capítulo de marras se disipó sin pena ni gloria hasta terminó la partida , y entonces todos decidimos darnos un chapuzón, y como es casi tradición, los chicos salieron en una carrera desaforada dando trompos, y saltando como quinceañeros rompiendo los bordes del agua en saltos cuasi-olímpicos. Yo por mi parte que siempre fui torpe con esas acrobacias, me senté como una abuelilla en el bordecito, pues ni mucho menos me agradaba la impresión del golpe de agua fría.

-Venga cobarde tírate¡¡¡- gritaban ellos desde dentro.

-¡¡Dejarme en paz¡ jajajaj yo a poquitos…

Supongo que resultaba un tanto ridícula, y se dedicaron a salpicarme logrando hacerme enfurruñar:

-Parecéis críos. De verdad ..Sois tontos del culo- Dije molesta, pues a ellos les hacía gracia pero a mi ninguna; cuando al pronto una mano salida de la nada agarró mi pié con fuerza hasta que caí de golpe …bueno, y ahí estaba, supongo que me hizo reír ante la payasada que me hizo hacer, pero ahí no paro, supongo también que como eran como críos, mi divina deidad paso a ser torturador y le encontró su atractivo en hacerme las asquerosas aguadillas que tanto odio, odié y odiaré toda mi vida, haciéndome sacar un genio endiablado:

_Eres tonto del culo, suéltame, no le veo puta gracia a esto…

Al escucharme decir esto, me cogió de la cintura y me llevó hacia la orilla junto a los chorros de la depuradora y dijo sarcásticamente :

-¡ Ya eres mía, pescadito!, no te soltaré.

Aunque hice mil florituras para escapar, mi poco peso y sus brazos como remos, me fue imposible escapar, aunque de pronto sin venir a cuento noté nuevamente su aliento fluir en contraste con la frialdad del agua, y el también debió algo notar porque me dijo:

-¿Hoy no necesitas un masaje?-

No sabía que contestar, así que solo me limité a reír, con esa risa nerviosa, de aquel que se siente pillado… pero no articulé palabra. Sus manos masajeaban mi cintura, mi cuerpo y nuevamente ca en la embriaguez del deseo; mientras , una pareja de mediana edad hacía largos de forma calmosa, haciéndose los indiferentes ante aquella visión, en frente un chico un tanto flaco se hacía el distraído y yo los observaba con ojos ladinos.

Cierto es que sabía que no eran indiferentes, pero lejos de cortarme me provocaron el deseo inconmensurable de trasgredir sus principios y creo que para entonces el vicio y la perversión, se unieron a mi fiesta acuática.

El ruido del chorro de la depuradora, se mezclaba con un cóctel extraordinario, de desazones provocado por sus dedos que parecían pirañas devorando los rincones de mi cuerpo por encima del bikini, de tal forma que el agua convertía un simple arañazo en una herida, y una caricia en un disparo, y a cada movimiento se hacía mi respiración más insufrible…

-Me quieres matar…- le dije faltándome el aire.

-Te quiero matar..pero de placer… - y diciendo esto noté en mi culito como se acoplaba la rigidez de su polla tras los bañadores, y pude notar salir caliente mezclado con el agua la fluidez de mi deseo…

-Hay mucha gente… nos van a ver..

-No creo, estamos bajo un manto de agua…ellos no ven nada…

Es increíble lo que somos los seres humanos, porque creemos lo que queremos creer y aquel agua tan cristalina, no cubría ni una mierda, pero nos sentimos refugiados por su oleaje…

El meneaba su cadera restregando su polla, y yo sentía como un imán su atracción, mientras sus manos sobaban a conciencia todo mi coño, por encima del bikini sin piedad. Su boca se acoplaba en mi cuello mordisqueando y lamiendo, de tal forma que nublaba la visión de todo que había alrededor, y entonces ocn voz temblorosa, excitada y entrecortada me pregunto nuevamente:

_¿Te gusta?,-

¿Qué clase de pregunta era esa?, ¡como no dejarse llevar y rendirse ¡, como no sucumbir ante la delicia de aquel pecaminoso estado, si éramos dos figuras espaciales que flotaban en el paraíso del placer; pero esto no era del todo ajeno porque el chico flacucho empezó a tocarse sospechosamente el bañador, y la pareja de los largos que hasta entonces nadaba con lentitud comenzó hacerlo mas rápido y de pronto… la divina-divina adrenalina, mezclada en un baño de sexo reverberé en mis venas consiguiendo que mi adicción a ella me provocará una ondulaciones demoniacas en mi interior que fueron creciendo y creciendo, entre mis muslos haciéndome contonearme como una sirena. Tanto froti-froti, por aquellos deliciosos bañadores termino por desembocar en un orgasmo prologando sin siquiera una penetración; pero esta vez él también lo tuvo, tan cargado de erotismo que poco tiene que envidiar a la salvaje penetración;

Y es que supongo amigos míos que aunque podría desvivirme en contar cien mil orgasmos, existen mil maneras de culminar un acto, tantos, como variaciones de platos hay en el mundo.

Puede que nada extraordinario ni pomposo haga falta para conocer el universo del placer, y ni mucho menos haya que saberse tecnicismos. No hay visita guiada para ese viaje, tan personal es cada vivencia, que sería una estupidez recrearse en puntos erógenos. Todo es cuestión de perspectivas, cada uno vive como mejor cree, disfruta como sabe ; pero mi mundo sin duda alguna se basa en el deleite de devorar delicatessen , por eso no seré yo quien haga campaña contra el Mc Donald, pues como dije pensamiento y carne, van unidos, y si es su gusto…pero yo perdonar, mientras quede aliento en este cuerpo, seguiré repartiendo entre mis costales los condimentos deliciosos de las especies, tan sutiles como hermosas, porque en el sacrificio de la carne, esos sueños son la nota prolongada que en la ingenuidad in crescendo conllevan siempre aun orgasmo demencial.

Paraparppaaa ¡I loving it¡






Interacciones en Google+

ULTIMAS ENTRADAS

Google+ Followers

 
Back to top!