Google+
CHOOSE YOUR LENGUAGE
Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese
SIGUEME EN :
Sigueme en twitter

RODIZIO PARA UNA AMAZONA... - HISTORIAS DE UNA CANIBAL-aventuras por escrito
Searching...

RODIZIO PARA UNA AMAZONA...



Es día 2 de junio, el calor aprieta y las nubes grises ayunan soles; mientras revientan en las calles dolorosamente sobre las ramas, toda la vida encerrada pariendo en su baile demencial, cada hoja, cada insecto, cada minúsculo holocausto de vida...y yo transmuto, como una crisálida adormecida que hubiera decidido mutar.

Transformarse o morir.
Y dejo que en mi piel recorra vertiginoso el aire de la mañana; quiero portar sobre mi, la danza guerrera, donde la tregua solo sea una palabra escrita para los que se dan por vencidos.

Lo se
Soy egoísta, cruel, despiadada, implacable, mordaz, voraz, y no pienso aflojar el paso ante nada ni ante nadie.Yo soy mi casa y mi fortaleza, muralla y monte escarpado; y aunque en mis flaquezas y debilidades a veces muero un poco, cuando corrompo la mañana hermosa con la bizarra imagen de mi sexo, no ceso en mi empeño, y demoledora derrumbo todos los flancos donde mi alma se debilita, y me digo que debo creer solo en mi.

He perdido en el camino todo...y cuando digo TODO, es todo; cualquiera se sentiría muerto, triste o roto o currupto...
Pero yo no, tan solo son segundos y ráfagas que todo demonio tiene, porque tras la mirada angelical que pudiera parecer a simple vista, todos los infiernos han sembrado mi ser, de pecados. Y no se trata de hacer daño a nadie, si no, de no aflojar el paso ante nada, de no creer en nadie, y solo pactar ante el espejo, que yo y solo yo, soy dueña de mi y mis espacios, y no hay lideres ni dioses que me agachen la cabeza.

He mudado la piel, he dejado las escamas abandonadas en el camino, y ahora que laman las ratas el sudor que exhalan mis latidos...

Creo en mi, y porque creo, no creeré en los burros que vuelan, ni en los unicornios...a veces hago creer que vuelan enroscados en un carrusel, pero solo es un juego. No es maldad, es crueldad, amarse así mismo y no dejar ni un hueco para nadie..es desterrar.

Casi pierdo la cabeza,solo casi....en el vuelo rasante que supone darse una vuelta por la inconsciencia. Es eso, simplemente transformarse o morir, y reconozco que me gusta demasiado la vida, para que nada ni nadie arrebate a mi piel sus vicios.

Así que aquí estoy, y como decía la biblia, ese libraco que a veces me divierte:
“En esto consiste la sabiduría: el que tenga entendimiento, calcule el número
de la bestia, pues es número de un ser humano: seiscientos sesenta y seis.”
(Apocalipsis 13:18)


No daré un gramo de mi ser, al que no me de un miligramo de su alma, y a cuchillo y a fuego sobre mi frente grabo que mi ser será impenetrable; mientras, seguiré alimentando mi carne sin pensar en otra cosa que no sea Yo.
Este tren no tiene estaciones de descanso, solo hay una parada, y el módico precio es entregar el alma como única moneda de cambio. 

LA PATÉTICA
-
-
-

Te escribo entre dos líneas
intemporales en su esencia,
desplegadas de mi frente
como la doblez de mis ansías,
sin saber porque te escribo
si saber ni tan siquiera,
porque sin saber nada
la nada en mi se me vuelca
y me hace jirones revueltos
entre pasiones que me hablan.
-
Maldito tú, maldito él
maldigo la poesía arrancada
malditos sean los versos
que maldicen mis palabras.
-
Garabatos inconscientes,
zarpazos de la madrugada,
¿para explicarte el que?
¿por qué? ...
¿ A quien le importa mi silencio
cuando huye y se marcha
dejándome sola avanzando
entre caminos de preguntas
que se de me deshojan al alba?
-
Derrumbe la podredumbre
rumbe, rumbe,
en la insana llama y zumbe
rasgando sobre la tierra
y que retumbe
descolgando y rugiendo
la furia muerta resucitada
y que prodigue en mi labio
el ronroneo sin rumbo
estrellándose entre mis dedos
para dejarme desfallecida
entre mis dos líneas secas.
y así yo arrumbe mis penas.
-
Maldita yo, maldita sea
y condenada a no verme,
dejo arrancado
de entre mis sienes
lo que veo mas sin verme.
Que viene y se marcha...
Que vuelve y desaparece,
olvidando solo la huella
tan profunda y tan clavada
en la verdad que se esconde
que tantas veces entre velos,
en las noches sin estrellas
me desvela,
y me deja zumbando sin rumbo
dejando letras impresas
que no van a ninguna parte...




Mis piernas mutaron en rueca que pronto engranaron la escalada en su mecanismo de reloj y empecé a voltear la escena como un contorsionista que desafiara a la gravedad.
Ascendía a los infiernos mientras desnudaba las ideas pelando la piel de mis neuronas, las cuales se caían por mi boca rodando por el suelo hasta esparcirse, y al tocarlo se convertían al instante en ratas que huían de mi; hasta que al final mi cerebro quedó haciendo eco y ya para entonces, solo era una mera observadora de mi ascensión por aquel laberinto apocalíptico.

Hipnótica hacia el abismo recliné mi último paso y el cielo rozó mi cabeza, me abrazó como una neblina rodeándome con sus pezuñas animales, mientras hurgaban en mi pecho buscando arrancarme el corazón, que palpitaba tan alto que hacía retumbar el ático entre las lenguas que reptaban.
Se resistía a salir porque estaba tan encajado entre mi costillas , que había echado hasta raíces entre mis huesos, y tan solo mi llanto dolorido logró escapar por mi cráneo, el cual se resquebrajó como una manzana verde sin madurar, logrando que mis ojos al caerse se abrieran ante el impacto haciendo acopio de la luz allí existente; fue entonces cuando las pupilas negras escupieron mi persona y me vi caminando descalza sobre la baranda de lo más alto de aquel lugar.

Pronto comprendí que solo un movimiento me separaba del final, y este, con el viento azotando mi cara despertó amedrentado en un tríptico demencial donde todo era un reflejo de mis perspectivas.

Si, que profundo y magnético era el fondo del abismo, parecía el infinito; era tan curioso ver que el final era el como un cielo sembrado de luces, que no lo pensé más, solo me embriagué en la caída libre, y todas mis entrañas desataron eléctricos cantares que a coro desencadenaban melodías que me decían que el fin tan solo era el principio...
(*)
Mis ojos eran radioactivos, eran ondas expansivas en la taza de café, que engullían remolinos de azúcar, mientras mi lengua, solo reptaba sobre el metal de la cucharilla, mientras mi músculo libidinoso se deleitaba engullendo endorfinas de satisfacción criminal. Sonreía, porque una vez más había dejado impregnado en mi viaje de ida y vuelta un lametazo suicida sobre las cúspides del amanecer.Había resucitado como cada día, asesinando las horas pasadas con alevosía.
(*)

Aquel chute narcótico del despertar, embriagó mi mañana y esculpió una pueril sonrisa, esa, que te hace abrir los ojos sobre un lecho de pétalos de Pasionarias que se columpian rítmicas entre las caderas de mi vértice demencial. Ahí, donde nacen las enredaderas de las hiedras venenosas...Esas, las mismas que jamás me permiten quedarme en los abismos y me protegen de caer en la taza de cristal entre sus reflejos.


..digamos pues que ahora soy una amazona en toda regla  juasjuasjuasjuas.
"hmmm..es hora de saborear este delicioso rodizio, donde sus ingredientes me dejan a mi antojo, los sabores variados de todas las carnes animales ñañañañañañ"


Anarkiaaa.

Interacciones en Google+

ULTIMAS ENTRADAS

Google+ Followers

 
Back to top!