Google+
CHOOSE YOUR LENGUAGE
Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese
SIGUEME EN :
Sigueme en twitter

EL GATO BLANCO (dedicado a alguien que ya no está entre nosotros) - HISTORIAS DE UNA CANIBAL-aventuras por escrito
Searching...

EL GATO BLANCO (dedicado a alguien que ya no está entre nosotros)




Cuesta trabajo retomar los escritos cuando se tambalea el mundo en un
terremoto. Levantar mundos bajo las derruidas murallas de los edificios más débiles que ahora yacen integrados en la tierra como arena. Ser fortaleza, no deja de convertirte en un blanco que recibe bombardeos; pero aún con todo, sigues en pie en una lucha desaforada por comprender los destinos y el mundo, la gente, las calles, la vida y los sueños.

Anoche bajo el fondo estrellado de las pupilas de universo, cuando el jardín portaba el silencio, me situaba sentada acompañada del sonido del agua cayendo de la depuradora, como ese sonido lisonjero y zalamero, que en una caricia devana en los oídos la canción secreta de tus adentros.



Mientras,el humo de un cigarro recreaba un efrit volatinero que me hacía compañía en la soledad de la noche adormecida; serpenteaba los espacios mudos y ocultos confinados en mis latidos y mis miedos , y solo los recuerdos golpeaban como un boomerang el proyector de la película titulada:
" Mi vida".
El duende aéreo y blanquecino del humo de mi cigarro  decidió entonces hacer agujeros negros en el fondo espacial, y viajé en el tiempo, y de pronto mi mejilla se sorprendió en la humedad de una lágrima rota que reptaba hacia mis labios, torturando mi piel, amordazando el gemido de la nostalgia, ahogando como un asesino en serie  cada recuerdo. Un verdugo que mataba uno a uno las cabezas adolescentes de mis personajes.

Todos están muertos, y los que aún viven, ya solo son sombras.

Lloré, lloré amargamente en una explosión de impotencia; pero solo los ladrillos de la tapia eran testigos del derrumbe del edificio contiguo de mi corazón; caía a plomo y en picado, en un llanto asistido por las figuras inanimadas de mi moviola improvisada. Y no dejé de preguntarme ni  tan siquiera durante un instante todos los porqués.

Durante ese instante me sentí ignorante, impotente, inconsecuente, irracional, invadida, asediada, olvidada, recordada, escondida, fugaz, efímera, vulgar...

Perdida. Todos mis miedos y mis fantasmas, se hicieron realidad en un segundo

Cuando ya vacié la esencia de mis tropas arrasadas, con todo lleno de la sangre esparcida de mis derrotas, la película de mi vida, cambio el panorama, y me sorprendí en una sonrisa que me explicaba que también de la tierra muerta brotan flores extrañas, pero esta vez no había razón para la sonrisa. Ni tan siquiera la vaga ilusión de creer que debo creer, era la causa...


De pronto una silueta extraña, se acerca a mi entre maullidos. Un gato blanco impoluto con los ojos verdes
como hojas de un sauce, viene hacia mi como si pensara que yo soy alguien conocido. Pero no quiero que nada me toque en ese momento, en esos instantes cuando me derrumbo en mis adentros hago apología del autismo y cualquier roce me molesta. Sin embargo el gato me reclama en restregones de caricias y pones sus patas sobre mi pecho, y me mira frente a frente con sus ojos de plato y la comisura abierta de su boca que parece hablarme tras esos pequeños colmillos de marfil.


------------ Miau miau, miau - parece que me dice algo, pero me da miedo el gato de los cojones, de pronto pienso que si se me lanzara, no me daría tiempo a decir ni mu...pero no, su hociquillo rosa golpea mi nariz, en un extraño beso que me hace reír.

-¿ Pero que haces aquí tú, enanujo?- Le digo, y se me arranca de la mano una caricia sobre su suave lomo blanco. Él, se desvive en volteretas que consiguen sacarme de mi ataque de nostalgia....y recuerdo entonces aquel papel arrugado que me regalo una "meiga" con un hechizo...y es que a veces soy tan niña y tan fantasiosa, que llego a creer que esas cosas existen, pero me es inevitable ante la duda olvidar esas palabras que me hacían el augurio del gato blanco que maulla como si fuera el espíritu capaz de concederme los deseos, o fuera la encarnación de un ángel de la guarda para protegerme de todo mal.

-¿Y si pido un deseo?- me digo- Seré boba....




Si pensara en todas las cosas que deseo, querría que todas se cumplieran, pero tan solo hacía unos segundos que los no-vivos habían llegado a visitarme  rebobinados como en una cinta del cine mudo. Pero sobre todo aún palpitaba la imagen estática de ese que fue y ya no es; y desee con toda mi alma, con todo mi ser que estuviera vivo un solo segundo, para al menos haberme podido despedir con un beso en su largo viaje a la eternidad y suspiré...

De pronto la noche se quedo estática contemplando la imagen de mi sombra, zozobró expectativa, cada objeto que me rodeaba me hablaba en un mutismo demoledor; hasta que un remolino de hojas levanto una brisa en el fondo de mi horizonte, consiguiendo que hasta en esa quietud, temblaran hasta las hojas como pasos invisibles en una carrera  , exhalando el cálido aliento de julio: Cerré mis ojos como aquel que se siente invadido por algo, y pareció atravesarme en una bocanada la garganta, inundando todo mi ser...

Tan solo duró unos segundos, pero si lo hubiera jurado la brisa olía a él. Luego, el canto de grillo urbano regreso en su orquesta nocturna, y la quietud de la madrugada volvió a los edificios grises su sintonía habitual. Pero quedaba la sensación de haber sido atravesada por algo que aun rebotaba en mis latido, como si algo se hubiera columpiado dentro de mi en un abrazo invisible, en un beso imperceptible...y sonreí.

Puede que tan solo fuera mi imaginación, puede que tan solo estuviera sensibilizada por mis recuerdos, puede que el gato solo pasara por allí por casualidad, puede que mi espíritu soñador diera rienda suelta a mis sueños...puede que puede ser todo...pero aunque fuera todo fruto de una fantasía, nadie me quita que lo que sentí existió



Ayer, junto al ruido de la fuente fingida de la alhambra de mi piscina, en la oscuridad profunda, sentí la presencia de su ser; se que los milagros no existen, pero por si acaso

-Gracias por venirme a ver y regalarme un beso fantasmal en tu adios-



Sea como fuere, esa brisa me devolvió el aliento que me faltaba. Apagué el cigarro, y el efrit volvió a su botella junto al humo que se disipó. El tintineo del manojo de mis llaves en mi mano me indicaron el camino a casa.

Nadie supo que había llorado, nadie que había soñado, nadie que había visto un gato, mucho menos nadie imaginó que aunque los milagros no existan, ni los hechizos sean realidad, por alguna extraña razón mi ser subía pletórico de amor y felicidad; fuera como fuese el gato blanco había logrado revivir el hechizo olvidado en un papel arrugado. Ahora era más fuerte y desde luego no tenía miedo a nada...aunque supiera en el fondo de mi ser que vivir  es como decia Rubén Dario en ese poema que me recitaba mi abuela, en esa frase:

La libelula vaga de una vaga ilusión.

Será....
Anarkiaaa

Interacciones en Google+

ULTIMAS ENTRADAS

Google+ Followers

 
Back to top!